Hasta hoy la tripa natural se cuenta entre las más importantes materias básicas de la fabricación moderna de salchichas y embutidos. De las más o menos diversas 1.500 clases de salchichas que, se venden en Alemania, son ofrecidas alrededor del 50 por ciento en tripas naturales. Según estadítica, las tripas de cerdo son las empleadas con más frecuencia.
A continuación siguen las tripas de vaca y de carnero. Precisamente los gourmets conscientes de la salud, aprecian la tripa natural como un alimento natural y  de fácil digestión que, conserva frescos los embutidos de primera calidad y protege su intensivo aroma.  Al mismo tiempo posee excelentes propiedades de ahumado, cuida el medio ambiente y se deja eliminar sin problema. Con ello, la tripa natural presenta una materia prima incomparable que con superioridad amplia frente a los materiales sintéticos, también en el futuro se queda.


Wurstplatte

Las positivas propiedades de la tripa natural – transpirable, elástica y resistente –las sabían aprovechar ya nuestros antepasados hace varios miles de años. Ellos empleaban el producto natural de alto valor entre otros, para tensado de arcos de caza y de instrumentos musicales. Cuando en la Edad Media empezó la fabricación de embutidos conservados, en forma creciente, la tripa natural fue elaborada para un envoltorio apetitoso.